jueves, 6 de julio de 2017

Otra noche memorable de Rock a la orilla del Tea.


Un año más, y ya van cinco, Ponteareas fue capital del rock nacional por un día, algo ganado a pulso durante otros doce meses de radio, de música en directo, de entrevistas, de rock en la calle y de pasión desorbitada por la música.

Bien es cierto que por todo lo que comentábamos antes sería injusto reducir este festival a esta noche en particular, pues ya el día anterior con los chicos de la "Rock School" de Ponteareas y el bolo de Gold & Colt, y por supuesto durante el resto del año con el concurso de bandas, los "Rock na Rúa" y demás propuestas, este festival es el más largo y completo que uno se pueda encontrar... sin embargo las cosas como son... ¡Todos estabamos deseando que llegue la gran noche para disfrutar de la exquisita selección de bandas que tiene el Rock in Río Tea!

Para esta quinta edición tuvimos un poquito de todo, desde una de las bandas de rock más en forma y de moda dentro del panorama nacional como son Los Zigarros, pasando por bandas bien reconocidas dentro de nuestro panorama gallego como son The Soul Jacket, Eladio y los Seres Queridos y The Pretty Shirts, por otra parte unos desconocidos para el gran público pero que sin duda son de las mejores bandas nacionales hoy en día como son Los Brazos, y por supuesto Wonderlust Kings, los ganadores del cuarto concurso de bandas, que precisamente fueron los encargados de abrir etan magno festival.


La joven banda de Vigo abrió con su habitual propuesta de blues rock con altas dosis de grunge e indie, todo esto aderazado con algo de psicodelia y funk, lo que les convierte en una banda con un sonido más que interesante y por supuesto muy reconocible, aunque arriesgado.

Para los que los seguimos desde hace tiempo, tanto como para ellos mismos, fue raro verlos por primera vez en un escenario tan grande, al aire libre y de día... de hecho no llegaron a brindarnos su mejor versión, esa que vimos en las eliminatorias del JJ Copas, donde el cara a cara con el público, el sudor y la complicidad se palpan tan de cerca que te hacen vibrar con sus elaborados temas.

No obstante solucionaron la difícil papeleta que siempre es arrancar un festival como este con solvencia, enganchando a la gente que poco a poco iba llegando y se fue pegando al escenario para disfrutar lo más cerca posible de ellos.

Estoy completamente convencido de que esta fue la primera de muchas apariciones en grandes festivales, y al igual que en el concurso de bandas cada vez irán creciendo más y más.


A continuación Eladio y los Seres Queridos pondrían una banda sonora muy diferente al atardecer de Ponteareas.

La banda viguesa es una habitual de los festivales veraniegos, donde han ido conquistando fans al ritmo de esas melodías con las que el propio Eladio con la guitarra y Marcos al teclado engatusan al público, mientras sus pegadizas y tabajadas letras, y la magnífica base rítmica que forman David y Uka hacen el resto. Sin duda se han consolidado como formación y suenan muy compactos, sin fisura alguna en su directo.

Gracias a todos y cada uno de estos motivos nos encontramos al instante con muchos de sus fieles adeptos frente al escenario cantando los temas de su ya mítico "Orden invisible", y por supuesto de su reciente pero ya premiado "Cantares", en el que adaptan a su personal estilo temas tradicionales gallegos y portugueses.

Como de costumbre no defraudaron.


Los siguientes en saltar a la palestra eran también de Vigo, y los habíamos visto hacía tan solo dos semanas en el Surfing the Lérez, pero aún así lograron volver a sorprendernos y maravillarnos...

No os voy a descubrir nada nuevo sobre The Soul Jacket a estas alturas, su rock de raíces negras ha ido evolucionando a través de los años hasta llegar a el punto actual, en el que tras su último trabajo de estudio "Volume III", la psicodelia sesentera ha empapado de tal manera su sonido que por momentos consiguen hacerte entrar en trance durante sus conciertos.

Hoy destacaré algo por encima de la poderosa voz de Toño, de las soberbias guitarras de Guille y Jorge, de la maestría de Xabi al teclado, de los veloces dedos de Jan sobre las cuatro cuerdas de su bajo y de ese groove que Mauro posee con las baquetas en sus manos... y es el modo que tienen de preparar todos y cada uno de sus bolos de manera diferente, y es que aunque la línea seguida desde que presentaron en directo su último trabajo es muy clara, siempre hacen algo nuevo que te sorprende, aunque los acabes de ver hace tan solo dos semanas como era mi caso...

Simplemente sobrebios... como siempre.


Los Brazos eran los más esperados para unos pocos, pero lo que acabaron siendo fue la mayor sorpresa para muchos, que los habían tenido no hace tanto tiempo a unos pasos de allí, en el JJ Copas, donde lamentablemente se encontraron con una sala casi completamente vacía.

Como bien decía un buen amigo "Ponteareas les debía una noche como esta", por pedazo de banda y por pedazo de personas. En esta ocasión tocaron para una muchedumbre, que según avanzaba el concierto iba aumentando atraída por el potente blues rock que estos tres fenómenos hacen de modo tan fresco y divertido.

Precisamente diversión, esa es la palabra clave en Los Brazos, y es que verlos sobre el escenario divirtiéndose hace que por fuerza tu también te lo pases bien, te enganchas a ellos con sus guiños, sus gestos, su compenetración y su complicidad sobre el escenario, y se acaba formando una química impresionante entre banda y público, un público que acabó brincando ante la absoluta grandeza de una banda que hace algo tan sencillo que parece hasta difícil de hacer.

Para todos los que los habíamos visto en sala fue un pequeño triunfo moral el ver a la gente disfrutando y encandilada con ellos, ya fuese con sus propios temas o con alguna de las versiones que nos brindaron, y es que Los Brazos son para un modesto servidor una de las mejores bandas en directo de este país con diferencia.


Los Zigarros eran sin duda el plato fuerte de esta quinta edición del Rock in Río Tea. Los valencianos llegaban a Ponteareas como la banda de rock posiblemente más de moda del momento, y demostraron que lo han conseguido merecidamente.

Su segundo trabajo "A todo que sí" confirmó lo que nos mostraron en su álbum debut, pero lo más importante es lo que nos mostraron en directo. Sin duda fue la banda que mejor sonó en el Parque da Feira Vella, donde consiguieron obsequiarnos con un sonido que rozó la perfección. Seguro que no les gustan las comparaciones, pero es inevitable que bandas como Burning, Tequila o M-Clan te vengan a la mente escuchando a este magnífico combo de rock directo y letras ingeniosas y gamberras.

Con una soberbia actitud macarra sobre el escenario nos ofrecieron hora y media de rock and roll del de toda la vida, pero hecho con frescura y descaro, sin duda clave del éxito de los hermanos Tormo y compañía, que se han ganado a las nuevas generaciones e incluso a los más puretas permitiendose el lujo de incluso versionear al mítico Tom Petty con excelente resultado.

Si señor... se tienen bien ganada la fama.


Para cerrar esta magnífica noche de rock les tocaba el turno a unos viejos conocidos de Ponteareas y por supuesto de Rocksoulthings.

The Pretty Shirts nos brindaron hace dos años, junto a Cool Funeral, una de las eliminatorias más enérgicas y divertidas que se recuerdan en el concurso de bandas del propio festival. En aquella ocasión saborearon el amargo sabor de la derrota, pero dos años después se les recompensava poniendolos en el lugar que se merecían.

Entre medias lanzaron su primer LP, que aquí ganó con los votos de muchos de vosotros el premio a mejor disco del año 2015, y lo hizo porque es un disco sin pretensiones, que simplemente pretende que pases un buen rato escuchando rock sin aditivos, y eso mismo hacen en directo, pero mejorado.

Con esa actitud de divertir salieron con su ya característica energía y lograron arrancar los últimos coletazos a un público que ya parecía agotado, pero que se vino arriba de nuevo con los de A Guarda. Temas directos y un frontman como Lomba, de los que te hacen venirte arriba quieras o no, y que en esta ocasión llevaba por detrás no solo a su excelente banda, sino también el exquisito apoyo a los coros de Alba Mouriño, un lujazo que el año pasado ya disfrutamos en el Morrasound.

No se podía cerrar mejor, mantuvieron el listón alto a pesar de lo arriba que se lo habían puesto Los Zigarros, y todos salimos con una enorme sonrisa de la que puede que haya sido la edición más completa del Rock in Río Tea.


La clave de que un festival tan pequeñito, y organizado en un pueblo tan pequeñito llegue tan alto, ha sido sin duda el trato tanto al público como a los músicos, que una y otra vez se deshacen en elogios hacía la organización y eso se nota sobre las tablas, donde lo dan todo para gozo de los que peregrinamos todos los años en julio a Ponteareas.

Aquí ya hay uno esperando a que la maquinaria de todo lo que envuelve al Rock in Río Tea vuelva a echar a rodar.

Salud y ¡Rock & Soul & Things!


VIDEOS







jueves, 22 de junio de 2017

Contra el calor... ¡ROCK!... ¡Viva el Surfing the Lérez!


Otro año más toca escribir unas líneas sobre el Surfing The Lérez, otro año más en el que uno no sabe como resumir en pocas palabras todo lo vivido en un día de esos que se te quedan grabados para siempre.


La grandeza de este festival que comenzó hace 6 años de la forma más modesta en el interior de la Sala Karma, es ahora tal que no sabes ni por donde comenzar a alabarlo.

Nada más entrar en el recinto te encuentras con la gente de Redeaxuda, que lleva ya varios años reogiendo alimentos y que en esta edición reunió 5.200 kgs. que la gente donó, un detalle que engrandece al festival y que personalmente me da esperanza en que esta sociedad aún tiene salvación...

Una vez entregados los correspondientes alimentos te encuentras con los puestos de merchandising y artesania, la zona de Food Trucks, las barras, y por supuesto los dos escenarios separados por el río y rodeados de un entorno natural que es esplendoroso. Aún no había arrancado la música y un servidor ya era feliz allí.

Voluntarios de Redeaxuda
Puesto de Culebra Desing

Por si fuese poco, y aunque ya en los últimos años hubo actividades para los más peques, este año gracias a la gente de Estudo Bonobo esas actividades tomaron otra dimensión, y en la zona denominada "Xungla Bonobo" disfrutamos de conciertos de los alumnos del estudio, talleres de fotografia, exposicion de dibujos y muchas más diversiones... ¡Genial iniciativa!











Volviendo a lo que aquí nos suele ocupar, el rock, para el cartel de este año el Surfing apostó como suele ser habitual por bandas locales y de Galicia, aderezadas por algunos de los mejores grupos nacionales del momento e incluso alguna pincelada internacional como fue el caso este año de Lucy And The Rats.

A las 12:00h clavadas arrancaba una banda local que nos pegó un sopapo más potente que el que nos había pegado el sol al llegar. Monrovia fue ese grupo, y sin duda fue uno de los grandes hallazgos que un servidor hizo durante el día, y es que el festival para mi estuvo dividido entre las bandas desconocidas, las confirmaciones de otras formaciones de la zona que ya conocía en el ambiente de una sala, y los pesos pesados que sabíamos más que de sobra que nos iban a hacer disfrutar de lo lindo.

Monrovia
Precisamente entre las gratas sorpresas se encontraban los ya citados Monrovia, que hacen una bestial mezcla de punk rock progresivo, Dois, banda de rock alternativo que tenía muchas ganas de ver por las grandes críticas que está recibiendo su nuevo disco, Os Amigos Dos Músicos, que fueron de lo mejorcito que para mi paso por la Illa das Esculturas por su modo de llevar a otro nivel el folk rock gallego, Diola, que fue otra de las gratas sorpresas por la frescura de sus letras y lo espectacular de su ejecución musical y Malandromeda, estos últimos super particulares, quizá un poco fuera de lo que solemos escuchar por estos lares, pero desde luego muy originales sobre todo con el excepcional saxo de Manuele Caamagno.

Dois
Os Amigos Dos Músicos


Diola
Malandrómeda



















Había dos bandas que ya había visto en directo pero que deseaba ver en escenario grande, una de ellas era la genial banda pontevedresa de punk Glitter & Litter, y los otros fueron Los Bengala, encargados de cerrar la fiesta, y a los que les tenía especiales ganas pues la única ocasión en la que los había visto, en la Sala Karma, Borja no pudo tocar la batería, y desde luego es un espectáculo digno de ver.

Glitter & Litter
Los Bengala











Las dos bandas gallegas con más nombre dentro del cartel no defraudaron. The Soul Jacket ofrecieron en versión reducida esa magia de blues rock psicodélico cargado de soul en la voz de Toño, en lo que fue sin duda uno de los mejores bolos del festival. Por su parte el dúo Bala demostró con contundencia el porqué de su éxito incluso fuera de nuestras fronteras, con un recital de Violeta a la batería, que ya se había lucido a primera hora con Monrovia.

The Soul Jacket
Bala











Por su parte ninguna de las bandas de fuera del territorio gallego defraudaron. Lucy And The Rats nos dieron unos buenos pildorazos de punk rock a pleno sol. Los Vinagres fueron el gran hallazgo personal del día, pues todo lo que había escuchado de ellos se me quedó corto. Ofrecieron un bolazo de rock garagero cargado de talento y desparpajo... ¡Brutales estos canarios!

Lucy And The Rats
Los Vinagres











De Los Deltonos no puedo decír nada que no haya dicho ya antes aquí... Como alguien me dijo durante el concierto "Hasta hacen que parezca facil tocar así"... Y desde luego no lo es... ¡Recital absoluto con un como siempre soberbio Hendrik Röver!

Pájaro era el más esperado por un servidor y por muchos de los allí presentes, y no era para menos... esa soberbia convinación de rock, con toques andaluces y ese sonido western al mas puro estilo Ennio Morricone inundándolo todo... Fue tan sublime que el concierto pareció durar tan solo 15 minutos... ¡Grandioso de verdad!

Pájaro
Los Deltonos











En cuanto a los cadavéricos Tiki Phantoms ofrecieron lo que se esperaba de ellos. Surf rock enérgico que hizo bailar (y volar) a todo el mundo y una gran puesta en escena por sus mascaras, su vestuario y su manera de manejarse sobre las tablas.

Los Tiki Phantoms

Resumir como he hecho 12 horas de música y diersión de todo tipo es casi un crimen, el que no estuvo allí no se puede hacer ni la mas mínima idea de lo bien que se pasa cada año en el Surfing The Lérez.

Este festival GRATUITO se lo curra un buen puñado de gente durante todo el año, y desde aquí no puedo dejar de darles las gracias por todos año tras año matarse fisica y mentalmente para no solo ofrecernos el festival, sino mejorarlo y hacerlo crecer.

Aprovecho ya de paso para condenar a todos aquellos que abusan de la buena voluntad de que esto se haga con acceso totálmente libre y en un espacio abierto para consumir bebida y comida de fuera del recinto, para aún por encima comportarse como becerros en un festival familiar, pues con ese comportamiento lo único que se conseguirá es que algún día nos quedemos sin el que a día de hoy está considerado el mejor festival de Galicia. Por suerte son una minoría...

Yo por mi parte estoy descontando ya los meses para volver a escribir sobre la edición del 2018... ¡Larga vida al Surfing The Lérez!

....Y por supuesto, ¡Salud y Rock & Soul & Things!

VIDEOS